Cómo regar el kalanchoe: Una guía completa

Cuidar cualquier planta en casa no es tan difícil. Lo principal es conocer algunas reglas y sutilezas del cuidado de las flores. Cada planta requiere un enfoque especial, y el kalanchoe no es una excepción. ¿Cómo regar un kalanchoe correctamente? Les contaremos más sobre esto en nuestro artículo.

Características del riego del kalanchoe

Cualquier planta necesita una humectación regular del suelo. Como regla, los dueños de flores caseras las riegan solo cuando la tierra se seca bastante. Pero este enfoque no es del todo correcto. Después de todo, es importante considerar no solo la sequedad del suelo sino también el sistema de raíces de la planta. También es importante tener en cuenta en qué época del año fuera de la ventana, por ejemplo, en verano la flor necesita un riego más frecuente que en invierno. El cuidado adecuado y el riego oportuno es la clave para la salud y la belleza de su planta favorita.

No riegue kalanchoe con demasiada frecuencia. Si se moja demasiado, sus raíces comenzarán a pudrirse. La humidificación excesiva, especialmente durante las estaciones frías, puede causar la muerte de las plantas.

Además, el riego inadecuado puede causar otros problemas. Por ejemplo, varias enfermedades de hongos pueden comenzar a ocurrir. Esto es especialmente peligroso durante la floración del kalanchoe, ya que el hongo tendrá un efecto perjudicial en la formación y desarrollo del brote.

Si la planta no tiene suficiente humedad, también la perjudicará. Las hojas comenzarán a marchitarse, secarse, ponerse amarillas y caerse.

  • En la estación calurosa, este tipo de planta necesita especialmente un riego correcto y regular. Durante este período, es deseable regar el kalanchoe al menos dos veces por semana. Especialmente si la maceta está en el lado soleado de la casa.
  • En la temporada de frío, debe cambiar a un modo de riego diferente, ya que el riego excesivo y la pulverización de la planta pueden provocar su muerte. En días fríos, el kalanchoe se debe regar cada dos semanas.

Vale la pena mencionar que el kalanchoe se debe regar no solo con agua ordinaria sino también con agua con la adición de varios tipos de fertilizantes. Esto permitirá que el sistema de raíces se enriquezca con nutrientes, lo que tendrá un efecto positivo en el estado general de la flor.

Como el período de floración de esta especie suele comenzar al final del invierno, debe regarse una vez a la semana. Al mismo tiempo, es necesario alternar el riego con agua corriente y el riego con líquido con aditivos útiles.

Reglas de riego

El kalanchoe no es una planta caprichosa. Por lo tanto, si sigue reglas simples para su cuidado (regándolo a tiempo y rociándolo adecuadamente), florecerá y disfrutará de su belleza. Si hay una planta así en su casa, asegúrese de aprender todas las reglas y recomendaciones para regarla y cuidarla. En primer lugar, tenga en cuenta todas las recomendaciones relativas a la temporada. Riegue el kalanchoe con agua tibia. Al hacerlo, es muy importante utilizar agua asentada.

Durante el riego, sea lo más cuidadoso y atento posible. No se debe permitir que las gotas caigan en el tronco o en los senos de las hojas. Si se evaporan rápidamente en un día caluroso y no dañan la planta, pueden causar serios problemas durante la estación fría. Por ejemplo, pueden aparecer signos de podredumbre o moho.

Intente regar la flor para que todo el suelo esté húmedo y no queden parches secos de tierra en la maceta.

Los aficionados a las flores domésticas probablemente sepan que puede regar la planta de dos maneras: debajo de la raíz o en un recipiente que se encuentre debajo de la maceta. El kalanchoe solo debe regarse debajo de la raíz.

Durante las estaciones cálidas, la flor no solo necesita un riego regular, sino también un rociado. Puede hacer esto con una pistola rociadora.

La fumigación en verano se hace mejor por la noche. Si haces esto por la tarde, es probable que las hojas se quemen.

Consejos y trucos

Finalmente, tenemos algunas recomendaciones más útiles que seguramente ayudarán a todos los amantes del kalanchoe a organizar el riego adecuado y el cuidado de las plantas.

  • En primavera y otoño, es necesario limpiar las hojas de la planta. Permitirá deshacerse del polvo y la suciedad acumulados y también humedecerlos. Esto se hace mejor con una almohadilla de algodón húmeda para que las delicadas hojas no se dañen.
  • Si riega el kalanchoe regularmente con agua dura, comenzará a doler a pesar de la observación de las reglas básicas. Por lo tanto, si el agua del grifo es demasiado dura, es mejor usar solo agua hervida para regar.
  • Si hay un olor desagradable del suelo, esto indica que está humedeciendo demasiado la planta. Además, regar en exceso puede hacer que el kalanchoe deje de crecer. En este caso, es aconsejable trasplantar la planta a un nuevo suelo y seguir estrictamente todas las reglas y pautas.
  • Si la planta no tiene suficiente humedad, y las hojas comienzan a caerse, entonces el problema puede ser resuelto por una adecuada pulverización. La pulverización sistemática pero moderada devolverá pronto a la planta su aspecto saludable.
  • No debe rociar la planta durante la floración ya que esto perjudicará su estado general.